Boletín Informativo. Nº 2 Agosto 1977

01

5 – 11  SEPTIEMBRE

SEMANA  PRO-AMNISTÍA

            Hoy por hoy, para todos los Canarios que aspiran a una sociedad más justa y más libre, la reivindicación de una Amnistía Total para los presos Canarios significa el punto de partida hacia la consecución de esa meta de verdadera y auténtica democracia en la que todas las opiniones políticas puedan ser expresadas, de esa democracia que sea lo suficientemente amplia como para que quepan en ella todas las opciones y todos los ideales.

            En este sentido resulta evidente que ésta, tan cacareada, democracia que nos ofrecen hoy a los Canarios, es una democracia recortada y mezquina que el pueblo debe tratar de ensanchar para que las divergencias ideológicas no sigan derivando en enfrentamientos violentos, provocados por la represión a la que están sometidas aquellas alternativas que la limitada democracia actual no puede recoger.

            La semana pro-Amnistía queremos que sea una auténtica manifestación de todo el Pueblo Canario a favor de la libertad de todos sus presos, porque solo el pueblo puede conquistar este objetivo.

            Desde aquí hacemos una invitación expresa a todos los partidos y centrales sindicales democráticas a sumarse a nuestra iniciativa.

            La Amnistía Total para los presos Canarios es nuestro objetivo y para ello trataremos de que esta Semana pro-Amnistía sea el arranque de un amplio movimiento popular por la libertad de los presos y por la democracia, por el respeto de los Derechos Humanos y en definitiva, por una sociedad libre y justa donde todos los Canarios podamos vivir en paz y concordia, dueños de nuestros propios destinos.

02

ACTOS  PRO-AMNISTÍA

            La Semana pro-Amnistía se desarrollará del 5 al 11 de septiembre y durante la misma se llevarán a cabo diversos actos públicos, así como actividades de propaganda y difusión.

            El lunes día 5 tendrá lugar el primero de estos actos públicos masivos, que consistirá en una gran concentración ciudadana en Santa Cruz y en la que intervendrán diversos oradores, miembros de Solidaridad Canaria y personas relacionadas, directa o indirectamente, con el tema de la Amnistía, como pueden ser expresos, familiares, abogados, etc.

            Estas intervenciones estarán enfocadas a informar a todo el Pueblo, sobre la verdadera situación de los presos Canarios y sobre las razones de su detención, haciendo hincapié en la necesidad de que el Pueblo de las Islas haga suya la justa reivindicación de la Amnistía Total.

            En el transcurso de esta gran concentración se contará con la presencia de grupos musicales Canarios que actuarán desinteresadamente, aportando de esta manera su colaboración al objetivo popular de la liberación de los detenidos.

            El martes, día 6 se celebrará otra concentración en el barrio de Taco, la del miércoles tendrá lugar en el de la Salud y la última, el jueves en Somosierra.  Con ello pretendemos que el testimonio vivo de los que sufren persecuciones y encarcelamientos y de sus familiares llegue de forma lo más directa posible a las zonas y barrios de más población.

            Durante el desarrollo de las concentraciones Solidaridad Canaria recogerá firmas para una petición de Amnistía Total en pliegos al efecto, y que serán entregados en el Gobierno Civil de Tenerife el sábado día 10 como una prueba más de que el Pueblo de Canarias exige la Amnistía Total como punto de partida para alcanzar la convivencia democrática a la que todos aspiramos.

            El acto de la entrega de firmas clausurará la Semana pro-Amnistía, después de que el viernes día 9 se haya celebrado una gran manifestación en solicitud de libertad para los presos canarios.  Una manifestación en la que todos los verdaderos Canarios y todos los auténticos demócratas, harán constar con su presencia su apoyo a la Semana pro-Amnistía y a los objetivos que con ella se persiguen.

            Además de estas concentraciones y de la manifestación del viernes, Solidaridad Canaria instalará mesas en diferentes puntos de la ciudad en las que se recogerán firmas y se distribuirá propaganda relativa a la Amnistía.  Por otro lado, grupos de socios y simpatizantes recorrerán las calles durante toda la semana con el fin de recoger firmas y haciendo al mismo tiempo una cuestación con destino a las familias de presos y perseguidos, cuya situación económica es en muchos casos angustiosa.

            Para todas estas labores necesitaremos de la máxima colaboración por lo que invitamos a todos los que deseen ayudarnos a pasar por nuestros locales en la calle Febles Campos, nº 8, muy cerca del Puente Zurita, donde todos serán bien recibidos, puesto que en ningún caso tratamos de protagonizar de forma exclusiva el desarrollo y la organización de esta Semana pro-Amnistía sino que por el contrario deseamos que la participación en todas las tareas derivadas de la misma, sea lo más amplia posible.

03

HAMBRE  POR  LA  LIBERTAD

            Una vez sofocado el motín de la cárcel de Tenerife las represalias revistieron una indudable dureza, en primer lugar la masiva deportación al penal de Córdoba y además penas de hasta 120 días de aislamiento en celdas de castigo, como es el caso de Berto Quintero que permanecerá en esta situación hasta el 10 de octubre.

            Cuando poco después estalla el motín en la cárcel de Las Palmas, se llegó a un acuerdo por el cual no habría ningún tipo de represalias a cambio de que los presos depusieran su actitud y volvieran a sus celdas.

            Sin embargo, a partir de ese momento, se prohíben las visitas de los familiares e incluso de los abogados de algunos de los participantes en el motín.

            El rumor está en la calle, a pesar de las promesas, algunos presos son represaliados duramente como instigadores del motín.

            El día primero de Agosto, siete presos políticos y algunos presos comunes inician una huelga de hambre que habría de durar hasta el día 16.  Durante todo este tiempo y en contra de lo que se publicó en la prensa, en ningún momento fueron atendidos en la enfermería de la prisión, sino que estuvieron confinados en celdas de castigo a pesar de los dieciséis días de huelga de hambre y del delicado estado de algunos de ellos.

            Servando García y Julio Ramírez son trasladados en estado crítico directamente de la celda de castigo al Hospital Insular, donde inmediatamente hubo de administrárseles suero por vía intravenosa.

            El día nueve, Guillermo Santana fue ingresado en el mismo Hospital en grave estado a consecuencia de una lesión pulmonar agravada por la prolongada huelga de hambre.

04

            Solidaridad Canaria, a la vista de estos hechos, convocó una reunión urgente de su Junta Administrativa en la tarde del mismo día 9 de la que salió la decisión de enviar, de forma inmediata a Las Palmas una comisión que se uniera a los miembros de Solidaridad Canarias en la hermana Isla, con el propósito de tratar, por todos los medios, de visitar a los presos en huelga de hambre e interesarse por su estado y por las razones que los llevaron a adoptar esta actitud.

            Esa misma noche salían para Las Palmas los tres miembros de la comisión que, a primera hora de la mañana, iniciaron las oportunas gestiones para obtener el permiso para visitar a los presos.

            Durante toda la mañana se sucedieron las idas y venidas entre los diferentes Juzgados, el Gobierno Civil y la misma prisión provincial, donde se nos despidió con la ya famosa frase del administrador de la cárcel: “… si el Juzgado los mandó aquí, yo los mando a sus casas”.

            En ninguna parte se consiguió resultado alguno, en vista de lo cual la comisión se dirigió directamente al Hospital Insular donde, al serle prohibida la entrada se desplegaron banderas y pancartas en las que se anunciaba la intención de permanecer allí hasta que se obtuviera el permiso solicitado.  Un par de horas después eran disueltos por las fuerzas antidisturbios.

            Esa misma tarde, en Santa Cruz y como apoyo simbólico a la acción de la comisión desplazada a Las Palmas, un grupo de socios de Solidaridad Canaria hacía acto de presencia en la Plaza de la Candelaria, con pancartas alusivas a la situación de los presos en huelga de hambre, a las infructuosas gestiones para obtener permiso para visitarlos y pidiendo Amnistía Total.

            La manifestación recorrió después la calle Castillo, Plaza del Príncipe y calle de San José, para acabar frente al Palacio de Justicia en cuyas puertas fueron fijadas las pancartas por la Amnistía y por la liberación de los presos Canarios

Dibujo 1

            De las múltiples peripecias sufridas por la comisión de Solidaridad Canaria en Las Palmas, se hizo eco la prensa de las Islas, sin embargo creemos que la exposición que de ellas hace Cándido Rodríguez Ruano, presidente de la Comisión Gestora de Solidaridad Canaria en aquella Isla, refleja con bastante exactitud el clima de aquella jornada y la importancia que desde el punto de vista de la concienciación popular hacia esta problema, que tuvo nuestra acción.

05

            Reproducimos a continuación sus palabras, que fueron publicadas en la edición del 11 de agosto del periódico El Día:

            “Podemos afirmar, con la modestia que todo logro requiere, que hoy 10 de agosto, es un día grande e histórico para Solidaridad Canaria.  Histórico, porque ha logrado durante sesenta minutos servir de revulsivo a varios centenares de personas, que quizás ayer les preocupaba muy poco la suerte que pudieran correr los presuntos independentistas Canarios detenidos, sobre todo los que se hayan internados en el Hospital Insular.

            Un grupo de jóvenes entusiastas de esta Asociación, arropados por la experiencia de cinco miembros de la misma en Tenerife, patrocinadora de la idea, se manifestaron en el más completo orden y silencio ante la facha principal del hospital, desplegando cuatro Banderas Canarias en cuyo centro resaltaba el símbolo ovalado de Solidaridad Canaria, además varios carteles, en los que se solicitaba simple y llanamente, se permitiera la visita a los presos enfermos internados.

            Contarles los obstáculos que este reducido grupo ha tenido que sortear en menos de veinticuatro horas, sería excesivo para la paciencia de cualquier lector razonable.  Contaremos sólo muy someramente alguna anécdota que podría mover a risa, o mejor a carcajada, si no fuera porque se trata de los Derechos Humanos los que están relacionados con este asunto.

            Desde el Gobierno Civil, con el que estuvimos en contacto, tres veces, pasando por el Hospital Insular, los tres Juzgado de Instrucción de esta ciudad, la Prisión Provincial… todo el mundo estuvo amabilísimo.  A decir verdad, solo hay una gran mancha y –que horror, señores, que pena- precisamente de la persona que, en la práctica, debería cumplir la misión más social de todas las que hemos tanteado: El administrador de la prisión provincial de Las Palmas.  Después de explicarle a esa persona la finalidad de nuestra Asociación, solicitar permiso para visitar a los presos enfermos, y aclararle que el Juzgado de Instrucción nos había remitido a él como la persona más idónea para conseguir el permiso, nos contestó: “Pues si el Juzgado los ha mandado a ustedes aquí, yo les mando a ustedes a sus casas” (Sic). No tuvimos más remedio que darle las gracias por su amabilidad y llamarle maleducado.

            Si tuviéramos que sacar algunas conclusiones en urgencia de este escrito, posiblemente habría que decir que simplemente palabras vacuas, los derechos humanos son ante una administración viciada, y unas leyes completamente desfasadas.  Nuestras peticiones eran, en síntesis, las siguientes: poder visitar a los presos políticos y comunes, con preferencia inmediata a los enfermos, y en su defecto, permiso para manifestarnos; así mismo, que se autoricen las visitas, sin restricción alguna, a familiares y abogados.

            Solicitar la puesta inmediata en libertad a todos los presos políticos y comunes no sometidos aún a juicio; pues nunca es tarde para llevarlos ante un tribunal si procede.  Puesta inmediata en libertad, o trasladado, en su caso, a un lugar adecuado dentro de la Isla Canaria que corresponda, de todos los menores de 18 años”.

            El mismo día 10, Solidaridad Canaria envió telegramas urgentes a la Cruz Roja Internacional y a la organización Amnistía Internacional, solicitando la urgente intervención de ambas a favor de los presos en huelga de hambre.

            Esa misma noche salían para Las Palmas los tres miembros de la comisión que, a primera hora de la mañana, iniciaron las oportunas gestiones para obtener el permiso para visitar a los presos.

            Durante toda la mañana se sucedieron las idas y venidas entre los diferentes Juzgados, el Gobierno Civil y la misma prisión provincial, donde se nos despidió con la ya famosa frase del administrador de la cárcel: “… si el Juzgado los mandó aquí, yo los mando a sus casas”.

            En ninguna parte se consiguió resultado alguno, en vista de lo cual la comisión se dirigió directamente al Hospital Insular donde, al serle prohibida la entrada se desplegaron banderas y pancartas en las que se anunciaba la intención de permanecer allí hasta que se obtuviera el permiso solicitado.  Un par de horas después eran disueltos por las fuerzas antidisturbios.

            Esa misma tarde, en Santa Cruz y como apoyo simbólico a la acción de la comisión desplazada a Las Palmas, un grupo de socios de Solidaridad Canaria hacía acto de presencia en la Plaza de la Candelaria, con pancartas alusivas a la situación de los presos en huelga de hambre, a las infructuosas gestiones para obtener permiso para visitarlos y pidiendo Amnistía Total.

            La manifestación recorrió después la calle Castillo, Plaza del Príncipe y calle de San José, para acabar frente al Palacio de Justicia en cuyas puertas fueron fijadas las pancartas por la Amnistía y por la liberación de los presos Canarios

            De las múltiples peripecias sufridas por la comisión de Solidaridad Canaria en Las Palmas, se hizo eco la prensa de las Islas, sin embargo creemos que la exposición que de ellas hace Cándido Rodríguez Ruano, presidente de la Comisión Gestora de Solidaridad Canaria en aquella Isla, refleja con bastante exactitud el clima de aquella jornada y la importancia que desde el punto de vista de la concienciación popular hacia esta problema, que tuvo nuestra acción.

            Reproducimos a continuación sus palabras, que fueron publicadas en la edición del 11 de agosto del periódico El Día:

            “Podemos afirmar, con la modestia que todo logro requiere, que hoy 10 de agosto, es un día grande e histórico para Solidaridad Canaria.  Histórico, porque ha logrado durante sesenta minutos servir de revulsivo a varios centenares de personas, que quizás ayer les preocupaba muy poco la suerte que pudieran correr los presuntos independentistas Canarios detenidos, sobre todo los que se hayan internados en el Hospital Insular.

            Un grupo de jóvenes entusiastas de esta Asociación, arropados por la experiencia de cinco miembros de la misma en Tenerife, patrocinadora de la idea, se manifestaron en el más completo orden y silencio ante la facha principal del hospital, desplegando cuatro Banderas Canarias en cuyo centro resaltaba el símbolo ovalado de Solidaridad Canaria, además varios carteles, en los que se solicitaba simple y llanamente, se permitiera la visita a los presos enfermos internados.

            Contarles los obstáculos que este reducido grupo ha tenido que sortear en menos de veinticuatro horas, sería excesivo para la paciencia de cualquier lector razonable.  Contaremos sólo muy someramente alguna anécdota que podría mover a risa, o mejor a carcajada, si no fuera porque se trata de los Derechos Humanos los que están relacionados con este asunto.

            Desde el Gobierno Civil, con el que estuvimos en contacto, tres veces, pasando por el Hospital Insular, los tres Juzgado de Instrucción de esta ciudad, la Prisión Provincial… todo el mundo estuvo amabilísimo.  A decir verdad, solo hay una gran mancha y –que horror, señores, que pena- precisamente de la persona que, en la práctica, debería cumplir la misión más social de todas las que hemos tanteado: El administrador de la prisión provincial de Las Palmas.  Después de explicarle a esa persona la finalidad de nuestra Asociación, solicitar permiso para visitar a los presos enfermos, y aclararle que el Juzgado de Instrucción nos había remitido a él como la persona más idónea para conseguir el permiso, nos contestó: “Pues si el Juzgado los ha mandado a ustedes aquí, yo les mando a ustedes a sus casas” (Sic). No tuvimos más remedio que darle las gracias por su amabilidad y llamarle maleducado.

            Si tuviéramos que sacar algunas conclusiones en urgencia de este escrito, posiblemente habría que decir que simplemente palabras vacuas, los derechos humanos son ante una administración viciada, y unas leyes completamente desfasadas.  Nuestras peticiones eran, en síntesis, las siguientes: poder visitar a los presos políticos y comunes, con preferencia inmediata a los enfermos, y en su defecto, permiso para manifestarnos; así mismo, que se autoricen las visitas, sin restricción alguna, a familiares y abogados.

            Solicitar la puesta inmediata en libertad a todos los presos políticos y comunes no sometidos aún a juicio; pues nunca es tarde para llevarlos ante un tribunal si procede.  Puesta inmediata en libertad, o trasladado, en su caso, a un lugar adecuado dentro de la Isla Canaria que corresponda, de todos los menores de 18 años”.

            El mismo día 10, Solidaridad Canaria envió telegramas urgentes a la Cruz Roja Internacional y a la organización Amnistía Internacional, solicitando la urgente intervención de ambas a favor de los presos en huelga de hambre.

06

            La Comisión de Ayuda de “Solidaridad Canaria” hace público que al estarse, en estos últimos días, publicando en determinados periódicos sobre una posible Amnistía, esta Comisión manifiesta:

  1. Que se han recogido varios millares de firmas entre nuestro Pueblo Canario, exigiendo la libertad de los presos políticos Canarios y Amnistía Total.  Esta Comisión espera que esto sea pronto una realidad con el apoyo de todos los Canarios.
  2. El agradecimiento de esta asociación a todos aquellos que, de alguna forma, han apoyado esta reivindicación tan justa y solicitada por Canarias, secundando toda campaña y actividad planteadas a dicho fin, haciendo extensiva a todos la gratitud de los familiares de Presos y Perseguidos políticos Canarios.
  3. Los presos políticos Canarios actualmente en prisión encausados por militancia independentista son:
    • Berto Quintero.  En la prisión de Córdoba y en celda de castigo hasta octubre.
    • En la prisión de Las Palmas están: Guillermo Santana García, Julio Ramírez, Carmelo Ramírez, Servando Jesús García, Francisco Suárez Rodríguez, Faustino Jesús Santana, Álvaro Segura, Juan Antonio Mohamed Delgado, José Manuel Serpa Martín, Juan Sánchez Ávila, Salvador Santana Carreda y Armando Serpa Martín.

Han salido de prisión, con libertad bajo fianza, los siguientes: Andrés Bernardo Correa, Pedro Medina Calero, Antonio Pita Cárdenes, José Antonio Santana Jesús, Matías Ramírez Cabrera, Arnoldo Suárez Cruz, Roque Santana Macías, Pilar Caballero, Federico Santa Ana y Francisco Ramírez.

            De los detenidos, muchos llevan siete meses en prisión.  También han sido detenidos más de una docena de personas por estas actividades y sujetas a multas cuyas cuantías pedimos sean amnistiadas.

Tenerife,  19 de julio de 1977

COMISIÓN  DE  AYUDA  DE  SOLIDARIDAD  CANARIA

Este comunicado fue enviado, en su momento, a todos los periódicos canarios, dándose la circunstancia de que ninguno de ellos se hizo eco del mismo.  Advertimos también de que esta relación de presos puede haber sufrido alguna variación, sobre todo en lo que respecta a los detenidos en la prisión de Las Palmas, ya que existen múltiples dificultades para obtener información suficiente con respecto a los detenidos en aquella Isla, a raíz de la incomunicación que sufren después del motín declarado en aquel centro.

08

PRESOS  COMUNES:

PRESOS  SOCIALES

            En la mente de todos los Canarios está presente en estos momentos la intolerable situación en que se encuentran los presos políticos después del motín de la cárcel de Tenerife y posterior deportación a Córdova y sobretodo después de la huelga de hambre mantenida por siete de éstos detenidos en la prisión de Las Palmas a raíz de las represalias sufridas a consecuencia de su participación en el motín que se desarrolló también en aquel centro penitenciario.

            Sin embargo, cuando se habla de Amnistía se tiende siempre a olvidar que los llamados presos comunes son, en el fondo, también presos políticos y que al referirnos a ellos debemos hablar siempre de presos sociales.

            Para nadie es un secreto que la delincuencia es el producto de una sociedad asentada sobre los pilares de la injusticia y de la desigualdad y que es ésta misma sociedad injusta la que crea las condiciones que arrastran a muchas personas hacia la delincuencia.

            La miseria y las carencias de todo tipo que sufre una parte de la sociedad enfrentada constantemente con la ostentación y el despilfarro de otra, no pueden por menos que provocar la delincuencia.

            En conciencia, quién puede acusar a un padre de familia, condenado a un paro forzoso, que ve como sus hijos pasan hambre, mientras otras, ante sus mismos ojos desechan tranquilamente los bienes de toda la sociedad, si por necesidad o por desesperación se lanza a la delincuencia robando lo que no puede obtener de otra manera.

            Sólo en una sociedad verdaderamente justa, donde todos los hombres tengan la posibilidad de trabajar y mantener decorosamente a su familia, desaparecerá la delincuencia, porque la inclinación al mal no es ni mucho menos innata en el hombre, sino que es un producto inevitable en el contexto de la sociedad.

            Los presos sociales que hoy están en las cárceles de Canarias tienen el derecho a una oportunidad.  Si, como dicen, ha sido instaurada un tipo de sociedad más democrática y más humana, todos estos hombres deben tener al menos la posibilidad de reintegrarse y de rehacer su vida torcida a consecuencia de la injusticia institucionalizada que se mantuvo hasta hace muy poco tiempo y que duró varias décadas.

            Solidaridad Canaria pide una Amnistía Total para los presos políticos y para los presos sociales Canarios, una Amnistía que sea un “borrón y cuenta nueva” que permita a estos hombres intentar, al menos, su reinserción en nuestra sociedad.

            Pedimos, en fin, que las cárceles se vacíen y que todos tengan, ahora que se ha superado la larga etapa dictatorial, una oportunidad de convertirse en ciudadanos de pleno derecho con la ayuda de todos.

 

Deja un comentario